lunes, 15 de abril de 2013

Bécquer



“Podrá nublarse el sol eternamente;
podrá secarse en un instante el mar;
podrá romperse el eje de la tierra
como un débil cristal.
¡Todo sucederá! Podrá la muerte
cubrirme con su fúnebre crespón;
pero jamás en mí podrá apagarse
la llama de tu amor”.


Gustavo Adolfo Bécquer.


Él es la fuente de inspiración que mantiene viva la llama de mi nueva novela. Desde que sus versos aparecieron en mi vida hace tanto que ni lo recuerdo, han sido objeto de mi admiración. Gustavo Adolfo Domínguez Bastida, esta entrada te la dedico estés dónde estés por haber sido uno de los grandes en la historia y uno de los grandes en mis suspiros.

2 comentarios:

  1. Que vaya muy bien esa nueva novela :)

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, espero que pronto tengas noticias de ella. Sería un honor contar con tus opiniones ^^

      Eliminar