sábado, 16 de marzo de 2013

Fragmento

Hola, amigos, hoy me siento con ganas de compartir con todos vosotros un fragmento de una de mis novelas para que la consideréis o simplemente leáis. Se trata de una historia con la que sufrí mucho, pero no porque no disfrutara creando y enlazando sus personajes y hazañas, sino porque su protagonista es una joven atormentada por su vida y su propia condición, e indagar en su alma fue como sentir sus propias y terribles heridas palpitando en mis dedos que tecleaban su historia, una historia que me apasionó relatar.
Espero que os guste:  

"Cuando pensaba en la muerte, no la veía como una maldición, sino como una liberación.
Siempre la había sentido muy de cerca, pero nunca la había abrazado completamente. A veces
soñaba que por fin acudía a llevársela para mostrarle un mundo de paz, de serenidad, ajeno a todo
lo malo que sus ojos habían contemplado.
No había regalo más preciado que pudiesen ofrecerle. Y, pese a todo, era el único que jamás
obtendría, pues nunca sería como el resto. Los sobreviviría a todos, los envidiaría a lo largo de los
siglos por poder sentir, amar, llorar, morir.
La estrella brillante del firmamento envidiaba a las estrellas fugaces y anhelaba unirse a ellas.
Sin embargo, por fin había conseguido seguirles la estela de humanidad aunque sólo hubiese sido
por unos breves instantes…
Por fin había conseguido el dulce regalo que la vida ofrecía: la muerte."

4 comentarios:

  1. Y con el último párrafo se nota esa alegría por la muerte, el tormento anterior. Es como si lo condensara todo con esas palabras.

    ¡Un abrazo, nos leemos!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por leerme, Isi. Ciertamente fue un personaje muy duro de conocer.
    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Muchas gracias por tus opiniones y tus comentarios. Son siempre bienvenidos :)

      Eliminar