martes, 26 de febrero de 2013

Imposible

... y como siempre había sido una mera espectadora de su propia vida, de repente se sorprendió echando de menos con cada fibra de su ser, con cada respiración y cada aliento. Y aquello fue más cruel que cualquier muerte o agonía, porque sabía que su fin no le sería negado, pero lo que añoraba... lo que añoraba, aquello, jamás lo tendría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario