domingo, 5 de junio de 2011

Tan lejos...

Llegar tan lejos... para esto.
Torbellino de sombras, en él me muero de espera. Languidezco aguardando aquello que no llega; me ahogo en las lágrimas no derramadas de sueños en añicos que desbordan mi alma, solitaria, áspera y apaleada por el desencanto. Apartada del mundo, soy la pieza que sobra del puzzle, dada de lado solo por no limar sus bordes e imitar el resto de formas... ya saben, las formas geométricas resultan confusas. Pasan las horas como yunques de tiempo que firme se escapa entre dedos marchitos, cansados de estirarse para encontrar otros dedos con los que enlazarse, temerosos de los días, asustados del futuro. Curioso destino el de una líder que se alza ante un ejército de sombras muertas, fingiendo un rol que nunca asumió... llegando tan lejos, para esto.
No me malinterpreten... amo mi primavera de pétalos verdes y de carnosas sonrisas, solo que por dentro me retuerce la envidia de haber llegado tan lejos para envidiar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario