lunes, 7 de marzo de 2011

Tu huella

Hay marcas que son imposibles de borrar. A veces, hay huellas, cuales muescas excavadas en la piel y el alma, que se forjan a base de tiempo y cariño y que no se difuminan fácilmente. En otras ocasiones, son señales tan profundas y tortuosas que nadie encuentra el principio ni el final ni tan siquiera para erradicarlas. Todos tenemos nuestro ser marcado por infinitos momentos y por incontables personas, aunque algunas huellas sean más importantes que otras. Deja tu huella aquí, deja que la roce con la yema de los dedos cuando ya no estés, permite que suspire por los instantes de los que está compuesta, deja que sepa que aunque los años pasen, tú habrás formado parte de mí... quizá una ínfima parte, sí... pero suficiente como para que un segundo en toda la infinita eternidad nos pertenezca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario