miércoles, 23 de febrero de 2011

Caos y nostalgia

Estoy casada con el silencio y enamorada de la desgracia. A veces brilla el sol en mi ventana y en mi habitación cae una poderosa tormenta que encharca mi solitario colchón de hielo. El lazo de ácido que une mi realidad y mis expectativas es fino pero al mismo tiempo demasiado fuerte; no deja traspasar, ni filtra, ni empapa. Viendo espejismos de sueños dejo pasar las horas esperando que ese momento llegue, aunque se pierda en laberintos de lujuriosas tentaciones. Vuelve, recuerdo inalcanzable de la perfección. Vuelve y torna mi vida de un color de mil colores. La canción que oigo es de notas vacías que se derraman en pentagramas que alargan la sinfonía de la nada; mi alma gemela es alma, pero no gemela. Dime... ¿soy una ilusa por esperar lo inesperado? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario